Detectives en la nueva normalidad
El confinamiento fue una complejo, pero hoy hablamos del trabajo de los detectives en la nueva normalidad que vivimos.

En estos tiempos en los que, debido a la segunda ola del confinamiento, al menos en Madrid, nos restringen los movimientos y accesos a determinados lugares, nos acordamos y añoramos esos tiempos no tan lejanos en los que podíamos pasear por donde quisiéramos. Por lo que la cuestión que nos encamina hoy, no es otra que la de la situación de los detectives en la nueva normalidad.

Hace unos días, dialogaba con otro detective privado acerca de las complicaciones que las nuevas restricciones y situaciones nos presumían; y si estas, suponían una ventaja o desventaja para nuestra profesión. Llegando a la conclusión que para los detectives en la nueva normalidad existen, lógicamente, pros y contras para la realización de nuestra profesión, pero esto es lo mismo que supone para el resto de sectores.

El trabajo de los detectives en la nueva normalidad

Para empezar, la obligatoriedad por ley del uso de la mascarilla en todo el territorio nacional, medida que nos da cierta invisibilidad en cuanto a que nuestro rostro permanece siempre oculto, pudiendo incluso, al cambiar el color de la mascarilla, pasar casi a ser “otra persona”.

Por contra, nos ha complicado bastante el confirmar que la persona a la cual vamos a investigar es realmente, valga la redundancia, nuestro investigado.

El comprobar el correcto uso de las mascarillas es sin duda uno de los mayores quebraderos de cabeza de la policía en estos tiempos, por lo que quien sabe si, igual que en alguna ocasión, la Administración pensará en utilizar detectives en la nueva normalidad para comprobar el civismo de los dueños de perros en cuanto a la recogida de los excrementos de sus mascotas, acabaremos también, documentando la falta de uso o mal uso de las mascarillas por parte de los ciudadanos, como en localidad, donde contrataron un detective privado al norte de Madrid para realizar esta función.

La hostelería y los detectives

Donde si es mas sencillo trabajar para los detectives en la nueva normalidad que se nos impone a todos, es en los tan castigados por la pandemia, establecimientos de hostelería. Actualmente, con las barras cerradas y los salones cerrados, incluidos los tan odiados para nuestro gremio, reservados de los locales, generalmente podemos filmar a nuestros investigados desde la calle sin muchos problemas, cuando con anterioridad nos las teníamos que apañar con toda clase de artimañas y toda clase de cámaras ocultas para poder tomar alguna imagen de tan privados lugares.

Los alojamientos y los detectives

Bien es cierto que debido a esta “nueva normalidad”, nuestras investigaciones, especialmente las investigaciones de carácter familiar, se vienen desarrollando más en la vía publica o lugares al aire libre que en establecimientos privados u hoteles. Emplazamientos donde generalmente tenemos muy complicado el tomar imágenes de las actividades de nuestros investigados.

Lo que no ha cambiado este tiempo, y no creo que cambie en nuestra profesión son las, a veces, interminables esperas a las que tan acostumbrados estamos, las cuales siguen siendo parte de nuestro trabajo como detectives en la nueva normalidad (Sí, incluso ahora).

Los divorcios y los detectives

Especialmente en los servicios para los que contratan un detective privado para las custodias de hijos, investigaciones en las que se deben de pasar muchas horas frente al domicilio del progenitor objeto de la investigación con el fin de datar las costumbres de este en relación al cuidado de sus hijos.

En relación a las custodias de menores, la contratación de detectives privados para la modificación de las medidas de divorcio en relación al uso de la vivienda de la extinta pareja esta siendo en los últimos meses una fuente inagotable de servicios, las cuales, debido al confinamiento domiciliario, debieron paralizarse durante un tiempo, ya que, se podía alegar que la nueva pareja reside en el domicilio en el que no debe hacerlo debido a la pandemia, no siendo este su residencia habitual.

En este sentido, si ya son de por si, en ocasiones, inverosímiles las excusas que se escuchan durante los juicios acerca de porque pernoctan las nuevas parejas en el domicilio de su expareja, los detectives privados no debemos ponérselo fácil a las defensas, debiendo realizar trabajos serios y completos, empleando el tiempo necesario para ello, priorizando nosotros como profesionales, un buen servicio y una gran calidad de este, a un servicio finalizado con rapidez.

Suscríbete al blog

Suscríbete por email y recibe los mejores artículos de detectives que has leído.

Al suscribirse, acepta recibir nuestros materiales promocionales de marketing y acepta nuestra Política de Privacidad. Puede darse de baja en cualquier momento.

En definitiva, llegamos a la conclusión de que realmente a los detectives en la nueva normalidad a la que debemos enfrentarnos, desde un punto de vista laboral, no nos afecta de manera ni positiva ni negativa, simplemente, como todos los profesionales de este país que tenemos la suerte de seguir trabajando, hemos debido adaptarnos, reciclarnos y aprender a trabajar bajo estas circunstancias en las que jamás pensamos que deberíamos trabajar; comprobando, eso sí, que, gracias a la formación, experiencia y pasión que ponemos en nuestro trabajo, podemos decir que cada día seguimos aprendiendo a ser mejores detectives para poder seguir impartiendo nuestro karma.

¿Cómo te ha afectado a ti la nueva normalidad? Abre debate en un comentario y comparte

Deja una respuesta