Soy detective privado

Soy detective privado“, es una frase que cada vez que pronunciamos, suele venir acompañada de una cara de sorpresa por parte de la persona a la que le confiamos nuestra profesión, y es que, a pesar de que existe mucha información acerca de nuestra profesión e incluso de las normas, los requisitos para obtener la habilitación expedida por el Ministerio del Interior, única forma de trabajar de manera legal como detective privado en España, evitando el tan odiado e ilegal intrusismo.

Suele pensarse que, el nuestro, suele ser un oficio maravilloso, lleno de acción y anécdotas a las que recurrir en una primera cita para romper el hielo y evitar silencios incomodos. Aunque realmente no está exento nuestro oficio de este tipo de situaciones y momentos de lo más variopintos, lo cierto es que la mayor parte de nuestro trabajo son interminables y aburridas esperas.

Realmente, estas esperas suponen mas del 90% de nuestro trabajo y debemos acostumbrarnos a ellas y saber enfocarlas desde el primer día de trabajo; ya que debemos mantener la concentración durante las horas que dure esa espera hasta que llegue el momento de actuar.

En nuestra jornada diaria no hay medias tintas, jamás. Estas relajado, por supuesto, en cuanto a actividad, hasta que de repente y, generalmente sin previo aviso, tenemos que dar el máximo. ¡Es la calma que precede a la tempestad!

Muchas veces estas esperas deben de realizarse, especialmente estos días en los que los investigados van con la cara oculta tras las obligatorias mascarillas, arriesgando nuestra posición e identidad para comprobar la identidad del investigado. Dicho esto, siendo sinceros también, nosotros también aprovechamos esta situación utilizando esta circunstancia a modo de camuflaje, habiendo incorporado a nuestras estrategias de investigación, el uso y cambio continuado de diferentes y coloridas mascarillas durante los servicios.

“Soy detective privado” implica realizar un buen servicio

Por cosas como estas, generalmente, somos bastante recelosos de, contar alegremente, el trabajo que desempeñamos. No vamos comentándolo como si de repartir tarjetas de visita se tratara, sino que, por norma general, no es que lo ocultemos, sino que simplemente no lo revelamos.

El primer contacto que suele tener la gente con un detective privado suele ser tras una rápida búsqueda de detective privado en Madrid o detective privado barato o similar.

Si no necesitas un detective, como norma general, no lo conocerás. No por nada, sino porque nuestra identidad es nuestra aliada y básica para el buen funcionamiento de nuestro despacho de detectives privados en Madrid.

Por supuesto, no todo el mundo opina de la misma manera que nosotros, cada despacho de detectives privados tiene su propia filosofía, y respetamos cada una de ellas, ya que existen muchos caminos que conducen al éxito y no creemos que tengamos la pócima mágica, ¡que ya nos gustaría!

Por estas razones, como les comentamos, no nos van a distinguir por ir ataviados con una larga gabardina color crema o gris, un sombrero o un periódico con agujeros.

Los detectives privados somos gente normal, de apariencia normal, con estudios universitarios, si, efectivamente, para obtener la habilitación de detective privado, como sabemos, debemos de cursar un mínimo de 3 años de estudios superiores para poder ejercer nuestra profesión.

Tampoco nos engañemos, tampoco somos muchos en España, algo más de 4000, si bien es cierto que, debido al auge de carreras como Criminología, con las que con su superación obtienes la habilitación, ha propiciado, que suban exponencialmente el numero de personas que podrían trabajar como detectives privados, que no realmente el número de detectives que realmente ejerce, numero que no crece tan deprisa.

Quien conoce un detective, tiene un tesoro

Por supuesto, es más fácil conocer algún investigador si vives en una gran ciudad; ya que, si sumamos los detectives privados en Madrid y los detectives privados en Barcelona, tendremos bastantes más de la mitad de los detectives que realmente ejercen en nuestro país, ya que, como pasa con todos los servicios, y este no es una excepción, es mas numeroso en estas grandes ciudades, siendo el numero de profesionales, bastante mas reducido en otras capitales de provincia, existiendo alrededor de  despachos de detectives privados en Toledo, Burgos, León, Guadalajara, Ávila o Valladolid, todas ciudades castellanas las cuales “sufren” el desplazamiento de detectives de Madrid.

Suscríbete al blog

Suscríbete por email y recibe los mejores artículos de detectives que has leído.

Al suscribirse, acepta recibir nuestros materiales promocionales de marketing y acepta nuestra Política de Privacidad. Puede darse de baja en cualquier momento.

No lo duden, parafraseando el dicho, “quien conoce un detective, tiene un tesoro”, ya que, si es de confianza, les será mucho más fácil confiarle sus secretos y, podrá de la mejor manera, resolver su problema.

¿Te gusta este contenido? Comenta y compártelo

Deja una respuesta

Cerrar menú
Blog de Investigación Privada

¡Espera! No te vayas aún

¿Por qué no te suscribes a nuestro boletín? Te aseguramos que no te decepcionará y conocerás cosas diferentes de los detectives privados. Además, a cada rato lanzamos ofertas que pueden interesarte.